Intervención: el valor del trabajo

Se han establecido  dos pilares fundamentales de actuación con los jóvenes  del programa, que consisten en: cuatro  talleres anuales de mejoramiento personal  que el estudiante recibe, y en un trabajo comunitario de  dos horas semanales  que el joven realiza en su propia comunidad.  De esta manera, el joven mientras recibe los talleres por un lado, retribuye  con su trabajo en  su comunidad, y  aprendiendo  así  que “nada es regalado”  y valorando el trabajo como forma digna de vida.

Acompañamiento el valor de la solidaridad

Ha sido significativa la manera voluntaria y entusiasta como  participan activamente los  maestros y  directores de las escuelas en sus comunidades ad honorem. Estas personas colaboran con el programa desde la preselección de  los jóvenes, durante el control semanal de las actividades comunitarias hasta  su  graduación, acompañándolos durante su proceso de mejora  e identidad comunitaria. El joven recibe el ejemplo de los maestros como una forma de solidaridad con su formación y con la mejora de la comunidad.

Subvención: el valor del ahorro

El dinero indispensable para gastos mínimos, se le entrega al joven a través del manejo de una cuenta bancaria abierta a su nombre cuando se une al programa, de esta forma  se incorpora al sistema formal de la economía  y aprende la responsabilidad de conducir sus finanzas, incentivando el valor del ahorro para alcanzar sus metas.